Chile busca salida a otros proyectos hidroeléctricos tras suspensión de HidroAysén

La noticia del año en Chile en lo que a planes energéticos se refiere ha sido sin duda la suspensión del megaproyecto HidroAysén, mediante el cual se pretendían construir cinco enormes centrales hidroeléctricas capaces de generar más de 2.700 MW entre todas ellas.

Las protestas de asociaciones ecologistas y las dudas sobre la viabilidad del proyecto llevaron al gobierno de Michelle Bachelet, que accedió a la presidencia del país en marzo de 2014 –ya había ejercido el cargo entre 2006 y 2010- a cancelarlo. Los planes para HidroAysén habían sido aprobados por el gobierno de Sebastián Piñera, quien dirigió los destinos de Chile entre 2010 y 2014.

Pese a la suspensión del megaproyecto, la región de la Patagonia chilena, rica en recursos hídricos, será con casi toda seguridad el escenario de nuevos planes hidroeléctricos. La agencia Inter Press Service (IPS) destaca la central de Río Cuervo, que tampoco cuenta con la simpatía de ecologistas ni de la población de la zona. Está previsto que la planta se construya en una zona deshabitada próxima al lago Yulton, con el fin de hacer frente a los problemas de suministro energético que durante décadas han afectado a esta parte del sur de Chile.

Este objetivo ha sido puesto en duda por voces autorizadas como la de Peter Hartmann, coordinador de la Coalición Ciudadana por Aysén Reserva de Vida. Este dirigente ambientalista afirmó en declaraciones recogidas por 'Tierramérica' que el proyecto de Río Cuervo es "mucho menos viable que el de HidroAusén, a causa de razones ambientales y técnicas y por los riesgos que conlleva". Quienes se oponen a la central esgrimen que su construcción es una moneda de cambio ofrecida por el gobierno tras la cancelación de HidroAysén.

El proyecto de Río Cuervo será llevado a cabo por Energía Austral, una unión de empresas que agrupa a la suiza Glencore –que posee el 66 por ciento- y a la australiana Origin Energy –dueña del 34 por ciento restante-. De salir adelante esta central hidroeléctrica, alcanzará una capacidad instalada de 640 MW.

Una de las razones que más pueden dificultar la ejecución de este proyecto es que pretende levantarse en una zona de riesgo ambiental, muy cercana a un área de fallas geológicas y con volcanes activos. Pese a ello, las empresas constructoras aseguran que la planta será lo suficientemente "segura" ante fenómenos naturales como terremotos y erupciones volcánicas.

Con riesgos o sin ellos, el proyecto de Río Cuervo continúa en marcha. Un artículo de la publicación 'Pulso' subraya que entre sus novedades más destacadas está el tipo de línea de transmisión que conectará las centrales de generación con el Sistema Interconectado Central (SIC), una de las principales redes eléctricas del país. La línea podría optar por dos alternativas: una submarina y otra aérea. Lo que sí parece claro es que parte de esa línea de transmisión circulará por debajo del mar.

El proyecto Cuervo ya cuenta con aprobación ambiental por parte de las autoridades en materia energética, pero todavía está pendiente del beneplácito por parte de los tribunales. Los grupos ecologistas que se oponen a su construcción presentaron un recurso ante la Corte de Apelaciones de Coyhaique, que fue desestimado por ésta. Ello motivó un nuevo recurso, esta vez ante la Corte Suprema, que se encuentra a la espera de resolución.

Alberto Quiñones, gerente general de Energía Austral, está intentando limar asperezas con quienes se oponen al proyecto Cuervo, y en los últimos meses representantes de la unión de empresas han mantenido contactos con alcaldes de 10 comunas, así como con comunidades indígenas, pescadores artesanales, la industria del salmón y oenegés para conocer su punto de vista.

Mientras, Energía Austral ha realizado estudios de batimetría y perfiles sísmicos. En cuanto al trazado de la línea de transmisión, se evitará atravesar la zona del Parque Marino Tic Toc. Esto ocurrirá con indiferencia de que la línea sea mayormente submarina o aérea.

Si se optase por la submarina, el tipo de cable a emplear tendría un voltaje de aproximadamente 500 kV. Se trata de un cable estándar en el mercado, que requerirá emplear tecnología de corriente continua HVDC.

La publicación 'El Dínamo' destaca que la Comisión de Medio Ambiente del Senado chileno recomienda que la región de Aysén obtenga su suministro eléctrico de pequeñas centrales hidroeléctricas. El senador Patricio Walker, que representa a esa región, anunció que en 2016 se celebrarán licitaciones para que la generación, distribución y transmisión no esté en una sola mano –se refiere al Grupo Saesa- y "entren otros actores a la generación eléctrica".

 

Did You Like this Article? Get All the Energy Industry News Delivered to Your Inbox

Subscribe to an email newsletter today at no cost and receive the latest news and information.

 Subscribe Now

Whitepapers

Maximizing Operational Excellence

In a recent survey conducted by PennEnergy Research, 70% of surveyed energy industry professional...

Leveraging the Power of Information in the Energy Industry

Information Governance is about more than compliance. It’s about using your information to drive ...

Reduce Engineering Project Complexity

Engineering document management presents unique and complex challenges. A solution based in Enter...

Revolutionizing Asset Management in the Electric Power Industry

With the arrival of the Industrial Internet of Things, data is growing and becoming more accessib...