La biomasa debe ser una alternativa a las fuentes tradicionales de energía

La dependencia de las fuentes tradicionales de energía, es decir, las contaminantes como las centrales térmicas basadas en la combustión del carbón o del petróleo, es todavía una realidad en varios países de América Latina. Mientras los más ricos en recursos naturales apuestan por las centrales eólicas, solares e hidroeléctricas incentivando las inversiones en esos proyectos, otros se ven obligados a importar combustibles fósiles para poder generar electricidad.

Las compras de combustible suponen un alto precio, y por partida doble: no sólo significan un gasto difícil de asumir para el país importador, sino que a ello se suma el daño causado al medio ambiente por la actividad de las plantas termoeléctricas.

En países como Costa Rica el gobierno está firmemente decidido a efectuar grandes cambios en su matriz energética. Desde 2009, los costarricenses se propusieron reducir las importaciones de petróleo y buscar fuentes alternativas de energía, incluyendo entre éstas la biomasa.

Las centrales eléctricas a biomasa suelen utilizar como combustible el bagazo de la caña de azúcar, la palma y otros vegetales. Asimismo, puede emplearse incluso la leña. El proceso de la combustión tiene como resultado la generación de bioetanol y biodiesel.

Para que los proyectos a biomasa salgan adelante, es imprescindible que el gobierno obtenga la colaboración de los agricultores. La publicación 'Estrategia y Negocios' indica que el Ministerio de Agricultura y Ganadería pretende crear una comisión nacional de competitividad, entre cuyos fines se encontraría marcar las líneas maestras que orienten el desarrollo de los biocombustibles en Costa Rica. En ese objetivo participarían las autoridades energéticas del país.

Mientras en Costa Rica se sientan las bases para impulsar la biomasa como medio para la generación de electricidad, en la República Dominicana ya están saliendo adelante plantas propulsadas por esa fuente alternativa de energía. Es el caso de la abierta por la Cervecería Nacional Dominicana (CND) que produce vapor como fuente de energía calorífica. Esa energía se utilizará en los procesos de fabricación de la cerveza.

La central requirió una inversión de 4,5 millones de dólares, y de acuerdo con el diario 'Hoy', permitirá reducir hasta 13.000 toneladas de dióxido de carbono al año. La planta genera 12 toneladas de vapor saturado por hora, lo que corresponde a 600 KW de energía.

Bagazo de malta, madera y cartón son utilizados como biocombustibles en el proceso de producción de electricidad. De hecho, esta central es una de las primeras del mundo en recurrir al bagazo de malta como combustible.

En México también están empezando a ser conscientes de los beneficios que la biomasa puede proporcionar a la producción energética. Manuel Enríquez Poy, director técnico de la Asociación de Técnicos Azucareros de México, emplazó a los productores azucareros del país a apostar por los proyectos energéticos propulsados por biomasa. Según Enríquez Poy, en el país hay una sobreproducción de azúcar para consumo alimentario, y la bajada de la demanda en este sentido debe ser aprovechada para transformar el bagazo de caña de azúcar en electricidad.  

"Ahora hay posibilidad de exportar los excedentes mediante la instalación de grandes plantas termoeléctricas en los ingenios, que utilicen las bondades de la caña, concretamente la fibra o el bagazo de caña", declaró Enríquez Poy a la agencia Imagen del Golfo.

Sin embargo, el directivo de la Asociación de Técnicos Azucareros de México lamentó la falta de proyectos de investigación en el país de cara a generar energía en sus diversas modalidades. Enríquez Poy explica que la gasificación del bagazo permite producir "gas de síntesis" y que ello puede ser utilizado como combustible, con lo que se incrementaría el potencial para generar electricidad. Este potencial es hoy reducido por la escasez de avances tecnológicos que sufren los ingenios azucareros.

Pero en la vecina Guatemala la concienciación sobre el aprovechamiento de la biomasa es mayor. El diario guatemalteco 'El Periódico' cita una subasta recientemente celebrada en el país en la que se adjudicaron varios proyectos energéticos.

Entre ellos destacan dos centrales a biomasa de las que se ocuparán respectivamente las empresas Agroindustrial Guatemalteca y Agrogeneradora. La primera de ellas operará una planta a biomasa que será ubicada en el Ingenio Madre Tierra, situado en el sur del país. Dicha central aportará 28 MW a la red eléctrica del país centroamericano. En cuanto a la planta operada por Aerogeneradora, su potencia será considerablemente menor, pues no superará los 0,7 MW.

Los países productores de azúcar –y en América Latina, aparte de los citados, hay otros como Cuba, Perú, Ecuador y Venezuela- deberán plantearse seriamente el aprovechamiento del bagazo de caña de azúcar con fines energéticos y no centrarse exclusivamente en fines alimenticios.

 

Did You Like this Article? Get All the Energy Industry News Delivered to Your Inbox

Subscribe to an email newsletter today at no cost and receive the latest news and information.

 Subscribe Now

Whitepapers

Maximizing Operational Excellence

In a recent survey conducted by PennEnergy Research, 70% of surveyed energy industry professional...

Leveraging the Power of Information in the Energy Industry

Information Governance is about more than compliance. It’s about using your information to drive ...

Reduce Engineering Project Complexity

Engineering document management presents unique and complex challenges. A solution based in Enter...

Revolutionizing Asset Management in the Electric Power Industry

With the arrival of the Industrial Internet of Things, data is growing and becoming more accessib...