Gas natural, un reto más para la política energética de Brasil

9 de mayo 2012 - Brasil continúa su camino para dar respuesta al imparable aumento de la demanda energética que el país suramericano experimenta desde hace varios años, especialmente en la última década. Con una población ya cercana a los 200 millones de habitantes, el gobierno está llevando a cabo proyectos fuertemente apoyados por capital extranjero a través de los cuales se pretende hacer llegar el tendido eléctrico a zonas donde en otro tiempo hubiese sido impensable.

Los recursos naturales y las condiciones ambientales existentes en Brasil le han situado entre los mejores destinos para las inversiones en energía, bien en proyectos renovables como la energía eólica o la solar, bien en la generación eléctrica por medio de combustibles fósiles. En este último caso merece considerarse el mercado del gas natural, que a lo largo de 2011 disfrutó de un notable desarrollo.

Según un informe de la Agencia Nacional de Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles (ANP), uno de los órganos responsables de la política energética en el país, la producción de gas natural alcanzó los 24.000 millones de metros cúbicos en 2011, lo que ha significado un récord histórico. Asimismo, en el periodo comprendido entre 2002 y 2011 la extracción de gas natural en Brasil creció un 55 por ciento respecto a lo registrado en la etapa inmediatamente anterior.

Brasil ofrece grandes oportunidades para las inversiones en proyectos de gas natural. Recientemente la empresa estatal Petrobras anunció el hallazgo de reservas de petróleo y gas en la Amazonía – los yacimientos de gas suelen encontrarse junto a los de crudo, aunque tampoco es extraño hallarlos de forma aislada-. Según Efe, el descubrimiento de este yacimiento de gas en la cuenca del río Solimoes fue posible gracias a la perforación de un pozo cuya profundidad supera los 3.000 metros.

Las pruebas practicadas por los técnicos de Petrobras revelan que el yacimiento está en condiciones de producir hasta 45.000 metros cúbicos de gas por día, lo que supone un importante atractivo para las compañías extranjeras que pretendan invertir en la región. La carrera por el gas brasileño ha comenzado y una de las primeras grandes empresas en posicionarse ha sido la alemana E.ON.

El Semanal Digital destaca que la firma germana ha firmado un acuerdo con la empresa brasileña MPX que ha tenido como fruto la formación de una sociedad conjunta al 50 por ciento. De este modo se ha creado el mayor grupo privado de Brasil en el sector energético.

El convenio entre E.ON y MPX incluirá proyectos en renovables, pero también de gas natural. De hecho, Eike Batista, presidente del grupo EBX –al que pertenece MPX- ha planteado al director ejecutivo de E.ON, Johannes Teyssen, invertir en la explotación de los yacimientos de gas recientemente hallados en la zona norte de Brasil, según indica Financial Times Deutschland.

Las inversiones en proyectos de gas natural en el país más extenso y con mayor población de América Latina son más necesarias que nunca, dado que en la región sur de Brasil –los estados de Paraná, Río Grande do Sul y Santa Catarina, que suman casi 30 millones de habitantes- se están sufriendo problemas de abastecimiento. El diario argentino Cronista señala que los gobiernos de los estados afectados están presionando al ejecutivo central para que se busquen alternativas que garanticen el suministro, y una de ellas es la instalación de plantas de regasificación de gas natural licuado (GNL).

Asuntos como éste se tratarán en la Gas Summit Latin America, que se celebrará en Río de Janeiro entre los próximos 14 y 16 de mayo. Entre los temas centrales a tratar en esta cumbre, que este año cumple su novena edición, se encuentra la optimización de la producción de gas natural, con el fin de lograr un suministro sin interrupción para los países latinoamericanos. También se estudiarán las formas de consolidar la técnica del GNL.

La expansión de la industria del gas natural en Brasil necesita la inversión extranjera, por lo que será esencial que el gobierno de Dilma Rousseff garantice la seguridad jurídica a las empresas que deseen arriesgar su dinero en proyectos en ese país. Esta idea ha cobrado mayor importancia tras la polémica decisión del gobierno argentino de expropiar el 51 por ciento de las acciones de YPF, propiedad de la petrolera española Repsol.

Para más noticias de Latinoaméra.



Did You Like this Article? Get All the Energy Industry News Delivered to Your Inbox

Subscribe to an email newsletter today at no cost and receive the latest news and information.

 Subscribe Now

Whitepapers

Maximizing Operational Excellence

In a recent survey conducted by PennEnergy Research, 70% of surveyed energy industry professional...

Leveraging the Power of Information in the Energy Industry

Information Governance is about more than compliance. It’s about using your information to drive ...

Reduce Engineering Project Complexity

Engineering document management presents unique and complex challenges. A solution based in Enter...

Revolutionizing Asset Management in the Electric Power Industry

With the arrival of the Industrial Internet of Things, data is growing and becoming more accessib...