Proyectos energéticos en Latinoamérica: entre el desarrollo y el respeto al entorno

Por un corresponsal de Potencia

Las condiciones naturales de América Latina convierten a esta parte del globo en uno de los lugares más apropiados para la generación de electricidad. Desde México a Argentina, pasando por Colombia, Venezuela, Brasil, Chile… El Nuevo Continente es rico en fuentes de energía y este potencial es de sobra conocido por empresas de todo el mundo.

En una coyuntura socioeconómica más favorable que nunca al desarrollo de las energías limpias, los países latinoamericanos son los mejor posicionados para la captación del capital extranjero que facilite la puesta en marcha de proyectos hidroeléctricos, eólicos, solares o maremotrices. Pero, aunque estas fuentes de energía no produzcan efectos contaminantes, la construcción de las infraestructuras necesarias, concretamente en las centrales hidroeléctricas, supone en muchos casos un problema para el medio ambiente. Proyectos polémicos como la presa de Belo Monte en Brasil dan una clara idea de ello.

En Chile, el gobierno se encuentra ante el reto de alcanzar el equilibrio entre el desarrollo económico –para el cual es imprescindible la producción de electricidad- y el respeto al entorno. En fechas recientes fue presentada la Estrategia Nacional de Energía de Chile, cuyo contenido ha sido rechazado por las organizaciones ecologistas. El presidente chileno, Sebastián Piñera, pretende que este plan sume más de 8.000 MW a la producción eléctrica del país para el año 2020. Pero las asociaciones en defensa del medio ambiente consideran que el programa se centra específicamente en la construcción de embalses, y emplazan al gobierno a que apueste por otras fuentes renovables que no supongan un daño ambiental.

En declaraciones recogidas por la agencia Xinhua, el presidente Piñera expresó que "sin energía limpia, económica y segura no llegaremos a ser un país desarrollado". Hasta ahora, Chile ha apostado por la minería como principal fuente para la generación energética. Ahora, con la nueva estrategia, se pretende aprovechar el potencial hidroeléctrico del país, que según los estudios supera los 20.000 MW. Los ecologistas lamentan que se priorice esta fuente renovable y no se recurra a otras energías limpias, como la eólica y la solar.

En otros países de América del Sur se está intentando compatibilizar los proyectos hidroeléctricos con fuentes renovables menos 'agresivas' para el entorno. En Colombia, el 70 por ciento de la generación de luz procede de las centrales hidroeléctricas actualmente. Sin embargo, un artículo del diario colombiano 'La República' destaca el potencial del país para el desarrollo de otras fuentes renovables, y subraya especialmente la energía solar. Al tratarse de un país ubicado en la franja ecuatorial, la acción del sol dura alrededor de 12 horas diarias, lo que sitúa a Colombia entre los lugares del mundo más idóneos para la instalación de granjas solares.

La radiación solar media en Colombia alcanza los 4,5 kilovatios-hora por metro cuadrado (kWh/m2). La península de La Guajira, en la zona norte del país, es la región con un mayor índice de radiaciones solares (6 kWh/m2). En el momento presente hay unos 78.000 paneles solares instalados en Colombia, que aportan 6 MW a la producción total de electricidad de un país que pretende elevar su apuesta por esta fuente energética y ahora más que nunca, dado que las legislaciones de los países occidentales están favoreciendo el sector y los precios de las placas solares están descendiendo.

Al igual que en Chile, en México también se ha presentado recientemente una Estrategia Nacional de Energía, que abarcará el periodo 2012-2026, informa 'Mural'. El proyecto se está encontrando con más detractores de los esperados, y ello se debe a que no consideran clara la apuesta del gobierno federal por la energía eólica, la fuente renovable que más puede aportar a la producción eléctrica del país.

La Secretaría de Energía del gobierno (Sener) estima que en México hay un potencial de generación eólica de 50.000 MW y que con un plan ambicioso podría haber 20.000 MW instalados en 2020. Hoy, la capacidad eólica del país sólo alcanza los 773 MW, de ahí la importancia de apoyar desde ya al sector para cumplir los objetivos fijados.

En el área de Centroamérica y el Caribe se espera que las renovables obtengan un impulso gracias a la financiación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA). Entre ambas entidades aportarán US$600 millones para nuevos proyectos fotovoltaicos y rehabilitación de centrales hidroeléctricas. Según 'América Economía', los países beneficiarios de este plan serán todos los centroamericanos más la República Dominicana, Jamaica, Guyana y Surinam.

El equilibrio entre el medio ambiente y el desarrollo debe ser la clave que guíe estos proyectos.

Para más noticias de Latinoaméra.

Did You Like this Article? Get All the Energy Industry News Delivered to Your Inbox

Subscribe to an email newsletter today at no cost and receive the latest news and information.

 Subscribe Now

Whitepapers

Maximizing Operational Excellence

In a recent survey conducted by PennEnergy Research, 70% of surveyed energy industry professional...

Leveraging the Power of Information in the Energy Industry

Information Governance is about more than compliance. It’s about using your information to drive ...

Reduce Engineering Project Complexity

Engineering document management presents unique and complex challenges. A solution based in Enter...

Revolutionizing Asset Management in the Electric Power Industry

With the arrival of the Industrial Internet of Things, data is growing and becoming more accessib...