China se lanza a la conquista del mercado latinoamericano de energías limpias

Por un corresponsal de Potencia

Empresas procedentes de la República Popular China se están lanzando a la conquista del mercado latinoamericano de las energías renovables. En los últimos meses no dejan de anunciarse proyectos de parques eólicos, granjas solares o centrales hidroeléctricas tras los cuales se encuentran capital o tecnología chinos.

El gigante asiático parece decidido a extender su influencia económica por los países iberoamericanos, y en esta región una de las apuestas más seguras es la de las energías limpias.

La geografía de América Latina es muy propicia para la generación de electricidad sin contribuir a la contaminación del planeta. Sus caudalosos ríos, los climas cálidos y el vigor de los vientos que recorren gran parte de esos parajes convierten al Nuevo Continente en una inagotable fuente de energía. Las empresas chinas son conscientes de que el futuro de las energías renovables pasa por América Latina y no han tardado en ponerse manos a la obra.

Aunque es de dominio público que China es el país que más gases de efecto invernadero emite a escala mundial –su población, cercana a los 1.340 millones de habitantes, explica en buena medida una contaminación tan alta-, también es cierto que su apuesta por las energías renovables es firme. De acuerdo con un estudio publicado por el grupo ambiental estadounidense Pew, China invirtió en 2010 alrededor de 54.000 millones de dólares –unos 42.500 millones de euros- en energías limpias, lo que sitúa al país oriental como la nación que más dinero invierte en fuentes renovables, muy por delante de países como Alemania o Estados Unidos.

Una muestra clara de la inversión de China en energías limpias es su condición de primer productor mundial de placas solares. En este campo, las empresas chinas JA Solar Holdings Co. y Suntech Power Holdings Co. son las compañías que más trabajo realizan. Invirtiendo en proyectos de energía solar en América Latina, los chinos conseguirán que sus empresas exportadoras de placas solares y otros materiales necesarios para la generación energética a través de esa vía encuentren nuevos mercados en los que dar salida a sus productos.

En los últimos meses se publicó en la prensa mexicana que el gobernador del estado de Sinaloa ha firmado un acuerdo con la compañía china SCAC Investment LTD, en virtud del cual se construirá una planta de energía solar con vistas a generar electricidad que será destinada al alumbrado público. De acuerdo con el diario 'Sexenio', el coste de ese proyecto ascenderá a los 1.200 millones de dólares –cerca de 940 millones de euros- y, una vez terminadas las obras, la planta dispondrá de una capacidad de generación de 100 megavatios (MW). El convenio entre la firma china y el estado de Michoacán ha sido muy aplaudido en México, pues se espera que un proyecto de estas dimensiones genere una considerable cantidad de puestos de trabajo.

Las centrales hidroeléctricas también se encuentran en el punto de mira de las inversiones chinas en Latinoamérica. El pasado verano se supo que el Export – Import Bank of China (Eximbank), una entidad bancaria de propiedad estatal, concedió al gobierno de Ecuador un crédito por valor de 571 millones de dólares –unos 450 millones de euros- que serán destinados a la construcción de la presa de Sopladora. Este proyecto, que permitirá embalsar el río Paute, será llevado a cabo por la compañía china Ge Zhouba Group Company y la ecuatoriana FOPECA. El rotativo 'El Tiempo' indica que la capacidad de esta central hidroeléctrica llegará a los 486 MW, y que en los trabajos de construcción se están empleando equipos y maquinaria procedentes del país asiático.

Los países andinos están recibiendo cada vez más inversiones por parte de China en energías renovables. Otro ejemplo se encuentra en Bolivia, donde la empresa estatal Sinomach prevé construir el que será el primer parque eólico de ese país. La agencia Associated Press destaca que el complejo eólico será levantado en un área rica en producción de gas, y lo que se pretende con el nuevo proyecto es generar electricidad a través de energías limpias, para que así Bolivia pueda ahorrar el gas y utilizarlo para ser exportado.

En Argentina y Brasil, la influencia china se nota cada vez más. La empresa de producción eléctrica Guodian Technology and Environment Group busca en ambos países socios para construir conjuntamente plantas solares y parques eólicos, subraya Reuters. China es asimismo el primer socio comercial de Chile, país donde está estudiando nuevos proyectos de energías renovables.

El crecimiento de la demanda de electricidad en Latinoamérica constituye todo un reto para China, pues el gigante asiático está dispuesto a proveer a los proyectos energéticos de todo el material necesario.

Para más noticias de Latinoaméra.



Did You Like this Article? Get All the Energy Industry News Delivered to Your Inbox

Subscribe to an email newsletter today at no cost and receive the latest news and information.

 Subscribe Now

Whitepapers

Maximizing Operational Excellence

In a recent survey conducted by PennEnergy Research, 70% of surveyed energy industry professional...

Leveraging the Power of Information in the Energy Industry

Information Governance is about more than compliance. It’s about using your information to drive ...

Reduce Engineering Project Complexity

Engineering document management presents unique and complex challenges. A solution based in Enter...

Revolutionizing Asset Management in the Electric Power Industry

With the arrival of the Industrial Internet of Things, data is growing and becoming more accessib...